El presidente cubano visita la Iglesia Riverside de Harlem. Desde el podio señaló a los médicos graduados en Cuba y les dijo: "Cuando terminemos nos tomamos la foto". Y cumplió. Ellos son un pedacito de Cuba que anda sanando vidas en Nueva York. Foto: Estudios Revolución.


Orestes Hernández Hernández - Cubadebate.- Al conocer las primeras noticias sobre el asesinato del ciudadano afronorteamericano George Floyd a manos de un policía de Minneapolis, y conocer del inicio de las protestas en muchas ciudades de EEUU, ratifiqué que a pesar de las tergiversaciones de los grandes medios de comunicación y el intento de criminalizarlas, ésto no es un caso aislado.

Es resultado de la acumulación de prácticas de segregación y odio hacia las comunidades y minorías raciales, etnicas, de género y por nacionalidad que por decenas de años se han practicado institucionalmente en los EEUU.

Entonces recordé a Fidel.

En los cuatro viajes que hizo el Comandante a EEUU, en tiempos de Revolución, siempre hizo espacio en su agenda para reunirse y visitar a los hermanos afroamericanos y latinos en Harlem y el Bronx.

Desde su histórico encuentro con Malcom X en 1960 en el hotel Theresa, que dió hospedaje al líder de la Revoluciòn cuando le pusieron reparos en un hotel de Manhattan, hasta la última visita en el 2000.

Fuí testigo en lo personal de ésta última, a propósito de lo que se llamó la Cumbre del Milenio. Me encontraba junto a mi esposa Lissette Pérez Pérz y mi entonces pequeña hija Gissell como parte de la Misión Cubana ante Naciones Unidas.

En aquella ocasión, el amplio movimiento de solidaridad organizó un acto para saludar al Cro. Fidel.

El acto tuvo lugar el 9 de septiembre en la iglesia Riverside, en el vecindario "Morningside Heights" al norte de la isla de Manhattan. Es una bella gótica construcción que cobija a una parte de la comunidad bautista congregacional de la zona.

Unas 2400 personas dentro del recinto y otros centenares que no pudieron acceder siguieron el acto a través de grandes pantallas ubicadas en el exterior.
Fidel comenzó su alocusión a las 10.00 pm y terminó casi a la una de la madrugada.

Abordó muchos temas de interés en su discurso y sus reflexiones.
Sobre uno en especial deseo traer en esta oportunidad algunas de sus reflexiones: la relación de Cuba y Fidel con la comunidad afronorteamericana.

Dejo a Fidel en sus propias palabras. Son solo unos pocos párrafos.

"...Debo decir que, cuando venía hacia acá, recordaba mis cuatro visitas a las Naciones Unidas. En la primera ocasión me expulsaron del hotel en las inmediaciones de las Naciones Unidas. Yo tenía que escoger entre dos opciones: montar una casa de campaña en el patio de las Naciones Unidas —y como guerrillero recién salido de las montañas no me parecía una cosa muy difícil, o marchar hacia Harlem, uno de cuyos hoteles me había invitado. Y yo decidí de inmediato: "Me voy a Harlem, porque allí están mis mejores amigos" (...)
"Cuando volví una segunda vez, no recuerdo exactamente ahora lo que hice en 1979, solo sé que hablé allí en nombre de todos los países pobres del mundo; la tercera vez volví a Harlem, y no solo a Harlem, sino también al Bronx." (...)
"Descubrí algo que me dejó admirado: nos visitaron varios representantes del Caucus Negro —hablo de esto porque ellos hablaron del tema a la prensa es la primera vez que yo menciono esto públicamente—, y un legislador de Mississippi —por un distrito de ese estado— al que yo le hablaba de estos programas me dijo: "Óigame, yo tengo muchos lugares en mi distrito que no tienen un solo médico." Le digo: "¡Cómo! Ah, ahora me doy cuenta de que ustedes son el Tercer Mundo de Estados Unidos". Y le dije: "Estamos dispuestos a enviarles algunos médicos gratuitamente, igual que lo hacemos con otros países del Tercer Mundo." (...)

"Yo me di cuenta así como de repente. Uno siempre oye hablar de la riqueza de Estados Unidos, del Producto Interno Bruto que supera los 8 millones de millones de dólares, etcétera, etcétera, etcétera, y de repente me encuentro con un miembro respetado de la Cámara que dice que a su distrito le faltan médicos. Por eso le respondí: "Podemos enviarlos." E inmediatamente le añadí: "Algo más: mire —me acordé de las escuelas—, estamos dispuestos a conceder un número de becas para jóvenes pobres de su distrito que no puedan pagar los 200 000 dólares que cuesta una carrera universitaria. Cuando regresaron hablaron de este problema, y nos han dicho que están estudiando la cuestión de las becas, pues siempre existe un problema de compatibilidades relacionadas con el sistema de formación profesional de cada país." (...)

"El representante me comenta que esa es la situación de otras minorías, y me habló de chicanos, de las reservaciones indígenas y de otras zonas del país, y no solo de latinos o inmigrantes, sino de ciudadanos nacidos en Estados Unidos. Yo le dije: "Ese es un país muy grande, enorme, nosotros no podríamos hacer allí lo que hacemos con otros países. No sé a cuántos habitantes asciende el Tercer Mundo de ustedes, pero imagino que pueden ser unos 30 o 40 millones."

"¿Quieren que les diga una cosa? Disponemos de médicos para unos cuantos millones, pero no me atreví a ofrecerle más, pues tenemos muchos compromisos.

Le dije: "Esto no va a resolver el gran problema de ustedes, pero estoy seguro de que si ustedes necesitan médicos y solicitan visa para que esos médicos viajen, será imposible que las autoridades les nieguen la visa a esos médicos." (...)

"...Desde aquí puedo afirmar que estamos dispuestos a recibir a 250 estudiantes por año procedentes del Tercer Mundo norteamericano. Aprenderán, además, español, y se relacionarán con jóvenes de todo el hemisferio, a los que trasmitirán lo que conocen sobre Estados Unidos y la cultura norteamericana. Ellos les mostrarán la cultura de todos sus países."
"Y ya que mencioné una cifra, se trata de 250 becas por año pero en el primer curso de premédica, que comienza en marzo, podemos ofrecerles 500 para incluir otras minorías. La selección no correría por parte nuestra; correría por parte de los representantes que deseen ayudar a jóvenes humildes de sus distritos a estudiar medicina, con el compromiso de regresar a sus lugares de origen cuando se gradúen como médicos."

En aquel histórico encuentro Fidel dijo:

"Hay otros datos que son un poquito duros, pero debo decirlos". (...)
"En toda la historia de Estados Unidos no ha habido un solo hombre blanco que haya sido ejecutado por haber violado a una mujer negra." (...)

"Sin embargo —esto es histórico—, mientras la violación fue considerada un crimen capital, de las 455 personas ejecutadas por violación, 405 eran negros; es decir, 9 de cada 10."

"En el estado de Pennsylvania, por ejemplo, allí donde se proclamó en 1776 la Declaración de Independencia, solo el 9% de la población total es afronorteamericana; el 62% de los condenados a muerte, es decir, una proporción siete veces mayor, es de la raza negra."

"Otro puntico. Más del 90% de los 3 600 condenados a muerte fueron víctimas, en su infancia, de la violencia física o la violencia sexual."

"Más del 60% de las mujeres encarceladas en Estados Unidos son afronorteamericanas o hispanas."

A esa misma iglesia de Riverside asistió 18 años después de Fidel y también invitado por el movimiento de solidaridad y organizaciones afronorteamericanas el Presidente Miguel Díaz-Canel el 26 de septiembre de 2018.

Díaz Canel ratificó el compromiso de Cuba con las minorìas de EEUU y mencionó que unos 175 jóvenes de ese país de comunidades pobres de origen latino y afronorteamericanos se han graduado de médicos en el proyecto ELAM, idea que Fidel adelantò en aquel acto de septiembre del 2000.

Esa es la otra conducta diferente!!!

Opinión
Javier Gómez Sánchez - Cubadebate.- Los insultos políticos y racistas, junto con las amenazas que recibió desde Miami el músico Alexander Abreu, director de la popular orquesta Havana D´ Primera, no solo hicie...
Luis A. Montero Cabrera - Cubadebate.- Es fácil de imaginar que los asirios que inventaron la escritura como forma de dejar conocimientos grabados para siempre en unas tabletas mediante, deben haber sido muy reconocidos y también muy cr...
Aline Pérez Neri, corresponsal de Cubainformación en México.- El imperio necesita controlar todo lo que hacemos, vestimos, escuchamos, vemos, buscamos,  creemos y no creemos. Mentir, calumniar, confundir es su plan, y a la g...
Lo último
La Columna
La Revista