Gustavo de la Torre Morales - Cubainformación.- A principio de julio, un compañero de la Asociación Hispano-Cubana Bartolómé de las Casas, me llamó por teléfono para comentarme del interés de una periodista del medio digital El País, de hacerle una entrevista a una/un cubano, sobre las realidad de Cuba y los acontecimientos ocurridos el pasado 11 de julio de 2021.


La Sra. Juliana Díaz Gómez se puso en contacto conmigo el 15 de julio, a las 20:17hrs, con la intención de coordinar una entrevista, la cual quedamos realizar a través de intercambios de email, para mantener constancia de las preguntas y respuestas.

Un día después me envía las preguntas, sin otra condición que escribir mi nombre completo, edad y a qué me dedicaba.

El 18 de julio me dio acuse de recibo de las respuestas que le envié_ incluso me tomé la licencia de agregarle una pregunta más con su correspondiente respuesta, teniendo en cuenta que en conversación directa, me comentó que podía darle sugerencias de preguntas sobre temas que creyera de interés_ y solicitó una foto mía que pudiera utilizar en el artículo. La última pregunta del artículo fue la que le sugerí.

El 22 de julio, a las 21:05hrs me escribe que estaba haciendo "algunos ajustes en el texto". A lo que le respondo, textualmente: "Por fa, te pido que si por cuestiones técnicas de la web, es necesario "modificar", "acortar" o "eliminar" texto de lo respondido, me lo comente para dar o no mi consentimiento".

El 27 de julio me llega la comunicación de reajuste de parte del texto, donde se eliminan párrafos y se utiliza el vocablo "embargo" en lugar de "bloqueo", que es lo que puse en mis respuestas. Sucesivamente, el 28 de julio, siguieron una serie de intercambios, que es cuando la Sra. Juliana Díaz expresa que por cuestión de espacio debe recortar las respuestas. Muy a pesar de preguntarle con qué espacio cuento para cada respuestas, sea en párrafos o palabras, nunca fue capaz de especificar.

Tampoco explicó, en momento alguno, que esa sería una entrevista a varias voces, presentando un abanico de opiniones, desde quienes solo buscan arremeter contra el gobierno y el proceso político soberano de Cuba, hasta voces como la mía, que sin dejar de reconocer los errores, tengo consciente que el principal enemigo de Cuba en la realidad de la Isla es el imperialismo y sus políticas injerencistas y de constantes agresiones.

Finalmente, tuve que expresarle a la periodista, Sra. Juliana, que a su insistencia de usar sólo parte de las respuestas, dejando sin sustento las argumentaciones, pues declinara de usar la entrevista a mi persona.

De todas formas, para dejar claro mi opinión al respecto de los sucesos del pasado 11 de julio en las calles de Cuba, la implicación de la política de injerencias e intervencionista de Estados Unidos, el servilismo mercenario de la cabecera de los disturbios y la difícil situación creada por el criminal bloqueo económico, financiero y comercial de EE.UU, aquí les reproduzco las preguntas que me realizaron y mis respuestas al respecto.

Estimada Juliana

Le pongo más abajo las respuesta a cada pregunta que me envió e, incluso, me tomé la libertad de agregar otra, para dar una opinión más completa. Ya queda a su decisión el adicionarla o no a su artículo.

Mi nombre completo es Gustavo de la Torre Morales y tengo 53 años. En estos momentos estoy en paro.

·      ¿Hace cuánto tiempo vive usted en España? ¿Por qué ha decidido venir?

Llegué a España en marzo de 2008. Mi decisión de venir a España no fue fácil, ya que realmente nunca me había planteado salir de Cuba a residir en el exterior. El motivo de mi salida fue porque me casé con una catalana.

Nos casamos en Cuba, en agosto de 2007, pero debo confesar que me costó tomar esa decisión, porque implicaba que uno de los dos debía irse a vivir al país del otro. Después de sopesar muchísimas cosas y conversarlo con ella, finalmente yo di el paso.

·      ¿Me puede contar un poco cómo era su vida en Cuba? ¿Dónde vivía? ¿Cómo era la vida cotidiana?

Mi vida fue normal, como la de cualquier infante o joven en Cuba. Cuando terminé el bachillerato, en 1985, con 17 años, comencé a trabajar como rotulador; ya que he tenido la suerte de tener habilidades con el dibujo.

Al año siguiente, pude matricular en la Escuela Técnica de Capdevila, en La Habana, donde estudié la especialidad de Técnico Medio en Montaje Eléctrico Industrial en 1989. Estando en la Escuela Técnica, hice prácticas como electricista en la construcción del Complejo de BioCen (Empresa de Alta Tecnología de la Industria Biotecnológica y Farmacéutica Cubana), en Bejucal (antigua Provincia Habana, hoy en día es Mayabeque) y en la ampliación del Hospital Docente Clínico Quirúrgico Miguel Enrique, en el reparto 10 de Octubre, en Ciudad de La Habana. Después de graduarme en 1989, trabajé en la empresa de la Constructora, en la Isla de la Juventud, realizando trabajos en la Empresa del Mármol, los talleres de la empresa Naviera Caribeña Cubana (NCC) y en la construcción de la Filial Pedagógica Carlos Manuel de Céspedes.

En los 90 realicé otros trabajos en la empresa de comercio minorista y en artes aplicadas (cerámica artística), hasta que pude matricular en la Universidad, en curso para trabajadores. Por cierto, en la Filial Pedagógica Carlos Manuel de Céspedes, me gradué de Licenciado en Enseñanza de Lengua Inglesa, en 1999.

El estudio del inglés me llevó a trabajar en el sector del turismo, primero siendo profesor en la Escuela de Altos Estudios de Turismo y después Directivo en el Centro Internacional de Buceo El Colony (donde conocí a quien es mi esposa) y después en la Marina Internacional de Cayo Largo del Sur (en este último hasta julio de 2007).

·      ¿Aún tiene familiares y amigos en la isla? ¿Cómo es su vida? ¿Va usted a Cuba con frecuencia?

Sí, en Cuba tengo a varios familiares: mi hija, mi madre, hermanos mayores. También a sobrinas y sobrinos.

A Cuba viajamos cada vez que la economía nos lo permite, que desde 2008 hasta la fecha han podido ser unas 4 veces. Teníamos planificado un viaje para el 2019, pero la situación de la pandemia lo agravó todo y se tuvo que cancelar el viaje.

·      Los últimos días hubo diversas manifestaciones en Cuba, en contra, pero también de apoyo al gobierno. ¿Ha seguido los acontecimientos? ¿Cuál es su opinión sobre lo que está pasando?

Todos los días me informo de la realidad de Cuba, busco información al respecto y en ocasiones hablo con mi familia y también con buenas amistades que mantenemos contacto. También le doy una ojeada a esa prensa que ha hecho suyo, el guion de burdos tópicos orientados a tratar de sembrar una opinión sesgada y adversa del sistema político cubano, simplemente porque no toleran la diferencia; muy a pesar de autotitularse prensa libre y defensora de la libertad de expresión.

Estoy de acuerdo con la libertad, pero no con que la desvirtúen con el libertinaje de manipular y tergiversar, para satisfacer los intereses con fines políticos de colonización.

·      ¿Este tipo de manifestaciones es común en la isla?

Desde 1959, Cuba ha tenido que enfrentar a diversos grupúsculos. Algunos armados (como los bandidos alzados en el Escambray, que asesinaron a campesinos y maestros), saboteadores contrarrevolucionarios (aquí en España se ha acogido con brazos abiertos a Carlos Alberto Montaner, pendiente de la justicia cubana) y a delincuentes y maleantes que se prestan para crear conflictos internos, como muchos de los que se han enrolado en los últimos estallidos del pasado 11 de julio, en una decena de lugares del país.

EEUU destina 20 millones de dólares a la subversión y la financiación de estos grupúsculos, usando a la USAID, la NED y otras empresas subcontratadas. Incluso, la administración de Joe Biden ha aumentado ese presupuesto en 2,5 millones de dólares más. Esto no es un secreto, ya que las propias webs de estas empresas y del propio gobierno de EEUU, publican las cifras y los objetivos: derrocar a la revolución cubana, promoviendo un cambio de “régimen”.

Los mismos que se lanzaron a la calle en diversos lugares del país con estos estallidos a enarbolar la etiqueta SOSCuba, son los mismos que piden más estrangulamiento económico a la familia cubana, que se lleve a cabo una intervención militar extranjera en Cuba y que la soberanía de la Isla se viole con la intromisión plattista de intereses colonizadores foráneos.

·      Muchas personas apuntan al bloqueo estadounidense como el principal causador de los problemas en Cuba. ¿Qué piensa usted sobre este tema? ¿Se ha visto directamente impactado por el bloqueo o conoce a alguien que lo fue?

La fundamentación original del bloqueo la expresó, el 6 de abril de 1960, Lester D. Mallory, Vice Secretario de Estado Asistente para los Asuntos Interamericanos, en un memorándum secreto del Departamento de Estado, desclasificado en 1991, que fue incluido en la página 885 del Volumen VI del Informe del Departamento de Estados de Estados Unidos de 1958 a 1960, dice textualmente:

“La mayoría de los cubanos apoyan a Castro… el único modo previsible de restarle apoyo interno es mediante el desencanto y la insatisfacción que surjan del malestar económico y las dificultades materiales… hay que emplear rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica de Cuba… una línea de acción que, siendo lo más habilidosa y discreta posible, logre los mayores avances en la privación a Cuba de dinero y suministros, para reducirle sus recursos financieros y los salarios reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del Gobierno”.

(Ver: https://history.state.gov/historicaldocuments/frus1958-60v06/d499)

El bloqueo económico que EEUU tiene impuesto a Cuba desde hace 6 décadas es una guerra de asfixia, psicológica y con la intención de quebrar la voluntad del pueblo cubano, hundiéndolo en serias carencias; lo cual se califica de genocidio.

Piense, por un momento, el impacto que podría causar en la economía española, si estuviese bajo el asedio, la persecución y las presiones de las políticas extraterritoriales de EEUU.

Siguiendo ese razonamiento, imagine que bancos como el ASB Bank (Australiano en Nueva Zelanda), Barclays Bank (Reino Unido), BNP Paribas (Francia), Commerzbank (Alemania), Credict Agricole (Francia), Credit Suisse (Suiza), Dautsche Bank AG (Alemania), ING Bank (Internationale Nederlanden Groep_Países Bajos), Intensa Sanpaolo (Italia), RBS Royal Bank of Scotland (Escocia), Societe Generale (Francia), Standar Chartered (Reino Unido), TD Toronto Dominion (Canadá), UBS Investment Bank (Suiza) y el Unicredit (Italia), entre otros, no quieran darle servicios a España por miedo a las millonarias multas o presiones políticas, debido a la política de bloqueo de EEUU.

Imagine que empresas como Allianz Global Risks Us Insurance Company (sede en EE.UU), CHUBB Limited (sede en Suiza), MSC CRUISES SA (compañía suiza) y su filial estadounidense, Royal Caribbean Cruises, Norwegian Cruise Line Holdings, AMAZON, Fogo Charcoal, Trip Advisor, ORBITZ, Trip Network, CHEAPTICKETS, KAYAK, Pernod Ricard, Visa, Mastercard y Susshi International Inc. No presten servicios a España porque recibieron notificaciones de sanciones o demandas, por incumplir la política de bloqueo de EEUU.

Imagine que las importantes compañías de software o hardware del mundo no le presten servicios a España, para no incumplir la política de bloqueo de EEUU; incluso, producto del bloqueo, los dominios y cuentas de diversas plataformas españolas se vean bloqueadas o canceladas por las grandes empresas que manejan los pilares técnicos de la internet (mayoritariamente son estadounidenses) y después se utilice eso para decir que fue España la que censura internet. ¿Sádico, verdad?

Pues bien, ese es la realidad de Cuba, que los grandes medios de la llamada prensa “libre” no mencionan y sólo a veces esbozan ligeramente, pero al final gotean en el mismo guion editado para atacar al gobierno cubano, culpabilizándolo de las graves dificultades provocadas desde el exterior.

Usaré textualmente las preguntas que lancé hace días atrás, en mi muro de Facebook:

“¿Es culpa del gobierno cubano que por culpa del bloqueo de EEUU, Cuba no pueda acceder al mercado internacional y adquirir productos (alimentos, medicamentos, materiales, insumos) a precios normales?

“¿Es culpa del gobierno cubano que empresas extranjeras se nieguen a comerciar con Cuba porque tienen miedo a las presiones y sanciones de EEUU?

“¿Es culpa del gobierno cubano que los bancos internacionales no presten servicios a Cuba o que las grandes compañías de la informática (Adobe, Google, Microsoft y otros: Zoom) dicen que tienen prohibidos vender su tecnología, equipamiento, programas o servicios porque las leyes de EEUU se lo prohíben?

“¿Es culpa del gobierno cubano que Cuba no recibiera un cargamento de medicamentos enviados por China para afrontar la pandemia, sólo porque la compañía de transporte se negó, debido a las leyes del bloqueo de EEUU?

“¿Es culpa del gobierno cubano que EEUU imponga como medida restrictiva que Cuba no puede operar en dólares en los mercados donde se comercia con esta divisa?”

Por supuesto, me he visto afectado por el bloqueo, como cualquier cubana o cubano que mantiene su vínculo con su Patria, porque los billetes de avión cuestan el doble a los de ir a la República Dominicana o Méjico, o porque el banco me ha devuelto remesas que he enviado a mi familia, por citar un par de ejemplos.

·      ¿Cuál cree que es el papel de los cubanos viviendo en el exterior y de la comunidad internacional en estos momentos en relación a Cuba?

La comunidad internacional ya se ha pronunciado 29 veces en la ONU, por contundente mayoría, en contra del bloqueo económico, financiero y comercial de EEUU. Este año 2021, con 184 votos en contra, 3 abstenciones y solo los propios EEUU e Israel a favor de mantener ese criminal bloqueo.

Las muestras de solidaridad a nivel mundial, aunque es silenciada por los medios, se pueden apreciar por las redes sociales y medios alternativos. Hay fuertes movimientos de solidaridad realizando mucho trabajo por romper las barreras del bloqueo y hacer llegar a la Isla un granito de arena que alivie la difícil situación.

Recientemente, en España se llevó a cabo la campaña de recoger fondos para comprar un (1) millón de jeringuillas para que Cuba pudiera vacunar a su población; sin embargo, con las crecientes muestras de solidaridad se llegaron a mayores cifras, para compran más de tres (3) millones de jeringuillas.

Con los disturbios que se vivieron estos días en Cuba, muchos medios de prensa se hicieron eco de bulos y fakenews, que fueron los medios alternativos y solidarios con Cuba los que destaparon gran parte de estos burdos engaños.

Gracias a quienes no se nublan con manipulaciones y engaños, denunciaron cómo los grandes medios y, también, cuentas bots en redes, usaron fotos de las Diadas en Barcelona, de protestas en Alejandría (Egipto) o de la celebración de la Copa América en Buenos Aires, para mentir sobre la “masividad” de las llamadas “protestas” SOSCuba; como de igual forma usaron una foto de la participación de Raúl Castro a la XIV Cumbre de la ALBA (2017) con el objetivo de sembrar la opinión de que el dirigente cubano “huía” del país.

Sobre la comunidad cubana en el exterior. Hay una numerosa representatividad que sigue estrechamente vinculada con sus raíces, su historia, su tierra y, un cierto número, no necesariamente identificada con el sistema político, pero en su totalidad no tolera la agresión contra su país natal ni la injerencia en las cuestiones que atañen solamente al pueblo cubano que allí enfrenta día a día las dificultades del bloqueo y trata de construir su propio camino sin interferencias ni presiones foráneas.

También hay otra parte de la comunidad que vive envenenada con odio, que se deja arrastrar hasta el punto de aplaudir a quien históricamente ha agredido a su país y el pueblo. Estos son los mismos que van desperdigando los mismos tópicos de manipulaciones y tergiversación de la realidad cubana, son los mismos que piden la intervención extranjera y hundir al país en un conflicto armado; como si las bombas lanzadas por EEUU en Afganistán, Irak, Libia, Siria, estaban dirigidas sólo a personas específicas.

Esta parte, que no es mayoría, está asumiendo la fórmula violenta descrita en el Manual del Comando Sur de EEUU, para crear puntos de conflictos que justifiquen la intervención y, también, promueva el innecesario derramamiento de sangre entre cubanos.

El verdadero papel que debe tener la comunidad cubana en el exterior es condenar todo acto agresivo contra Cuba, toda campaña de difamaciones y descrédito, toda política de asfixia, todo acto de promoción a la violencia tanto dentro como fuera de Cuba.

·      Te agrego una pregunta que creo es de vital importancia ¿Es Cuba una dictadura o un régimen?

En mi opinión, es muy desvergonzada esa prensa que se empecina en adjetivar a Cuba como “Dictadura” o “Régimen”, mientras a la “administración” formada por la golpista Jeannine Añez, en Bolivia, le llamaron “gobierno”. Tampoco llamaron “Dictadura” ni “Régimen” al gobierno del golpista Roberto Micheletti, en Honduras y ejemplos de este tipo, hay muchos.

El pueblo de Chile sufrió represión y violaciones de derechos bajo la presidencia de Sebastián Piñera, pero nunca le llamaron Dictadura ni Régimen. El gobierno de Bolsonaro, en Brasil, ha sumido al pueblo en la brutalidad policial, con más de 500 mil muertes por COVID19 y miles de ellos en enterrados en fosas comunes; pero no lo tildan de Dictadura ni Régimen.

Desde 2016 hasta la fecha, se han asesinado a más de 900 líderes sociales y más de 200 exmilitares de las FARC, en Colombia. Ese país es uno de los líderes exportadores de drogas del mundo, con grupos paramilitares activos bajo el amparo del gobierno que tienen en su responsabilidad escalofriantes cifras de homicidios, desapariciones y secuestros; donde campean las violaciones de los derechos humanos por la represión y las grandes desigualdades, pero no lo califican de Dictadura ni Régimen.

Marruecos ha expoliado de territorios al pueblo saharaui, los asedia y los ataca constantemente, sin reparar en derechos, libertades ni justicia; pero no lo califican de Dictadura ni Régimen.

Los propios EEUU, auto titulado paladín de la “libertad” y los “derechos”, sufre de serios problemas sociales en sus calles debido a la represión policial, el racismo institucionalizado, las grandes desigualdades y el desamparo en diversos servicios esenciales (entre ellos el sanitario); donde el asesinato de afrodescendientes y latinos por armas de la policía está en un alto índice, pero nunca lo titulan de Dictadura ni Régimen.

España tampoco escapa a la brutalidad policial. Ejemplos se han vivido desde Barcelona hasta en Madrid, pasando por todas las Comunidades Autónomas. País donde la policía defiende los intereses de la banca y se presta para desalojar a familias en desventajas económicas, sin importar la suerte que pudieran tener aquellos núcleos familiares con infantes o ancianos.

A España no se le etiqueta de Dictadura ni Régimen. Todo lo contrario, sus políticos (principalmente los del espectro de las derechas y centro izquierda) se aferran a calificarla de democracia. ¿Cómo se le puede llamar democracia al país que sufre de multitudinarias protestas por el desamparo laboral, por las desigualdades de género, donde se reprime la voluntad popular con balas de goma y palizas con porras, se criminaliza parte de su riqueza cultural (sea idioma, música, danza, etc.) y se usa para incentivar el odio?

Medios como ABC, El País, la COPE, El Mundo y hasta la televisión pública española se aferran a mencionar al gobierno de Cuba con estos peyorativos de Dictadura o Régimen, porque se rigen por la vara impuesta contra, lo que Obama descifró claramente, los “gobiernos molestos que hay que torcerle el brazo”.

De todas formas, si realmente se desea tener un mínimo de cordura y honradez, se podría comparar la “multitud” de los estallidos en Cuba con las manifestaciones que se realizan en España ¡Ningún parecido!, porque en España se desbordan las calles y eso demuestra donde realmente hay desamparo y violaciones de los DDHH.

Igualmente, vuelvo a retomar la comparación: si realmente se desea tener la cordura y honradez, la “multitud” de esos estallidos en Cuba, el pasado 11 de julio, nunca tendrían comparación con las manifestaciones realizadas por el pueblo cubano en los 1º de Mayo o en las tribunas antiimperialistas, donde reafirman la defensa de su soberanía, independencia y derecho a mantener el sistema político aprobado, una vez más, en la Constitución cubana.

La Revolución cubana no es perfecta, sino perfectible. Pero eso sí, nunca con la violencia ni las agresiones. Nunca para servir a intereses imperialistas que no tienen nada que ver con la voluntad de la mayoría en Cuba.

Si tanto dicen que el socialismo en Cuba es un fracaso, por qué los EEUU no eliminan el bloqueo y verificamos qué pasa en la realidad.

El bloqueo y las agresiones contra Cuba son, simplemente, la muestra del miedo a que el mundo despierte y vea que hay alternativa posible; hay formas diferentes de andar y que la esperanza de alcanzar mayor justicia para la humanidad no va ligada a intereses egoístas de la minoría que goza de grandes capitales.

Saludos

Gustavo de la Torre M.

Opinión
Mi bandera. Foto: Yusmilys Dubrosky.
Gerardo Moyá Noguera.- Al decir el apellido Maceo, pienso en los grandes hombres, "hombre bueno y útil", en palabras de Martí....
Pedro Miguel - Cubadebate.- Estoy hasta la madre de leer que Cuba es una dictadura, así que redacté unas notas para demostrar que no lo es: por el contrario, en Cuba impera la democracia. Veamos:...
Lo último
La Columna
Senil y mentiroso
Por Arthur González*/Martianos-Hermes-Cubainformación.- El primer discurso del presidente Joe Biden ante la 76 Asamblea General de la ONU, el 21 de septiembre del 2021, demostró la situación lamentable en que se encuentra ...
La Revista