Enrique Atiénzar Rivero - adelante.cu.- Quiénes mejor que José Marti y Fidel para enseñarnos a pensar y, al igual Varela, Heredia y otros muchos predecesores, iluminar el camino lleno de obstáculos para vencerlos.


Dicho por Fidel, Martí nos enseñó su ardiente patriotismo, amor apasionado a la libertad, la dignidad y el decoro del hombre, su repudio al despotismo y su fe ilimitada en el pueblo.

Y lógico que esa fuera su visión, porque en la prédica revolucionaria de nuestro Héroe Nacional estaba el fundamento moral y la legitimidad de la acción que condujo a la Generación del Centenario al asalto al Cuartel Moncada.

La impronta martiana pervive en cada lugar de Cuba y en cada rama económica y social de nuestra nación. Mas, los periodistas podemos enorgullecernos de ese colega que no solo es ejemplo por la maestría de sus textos, escritos siempre en circunstancias complejas; de sus coberturas a distancia, como la de la Exposición de París, por ejemplo; de su genio como fundador de órganos de prensa.

En Escenas mexicanas, de la Revista Universal, México 1875, Martí supo avizorar las altísimas misiones de la prensa periódica: “Es la una explicar en la paz; y en la lucha fortalecer y aconsejar; es la otra hacer estudio de las graves necesidades del país, fundar sus mejoras, facilitar así la obra a la administración que rige”.

En un momento como este, en circunstancias tan difíciles para la nación, en que el mismo enemigo denunciado por Martí sigue acechando para destruir la soberanía y la independencia de Cuba, estamos llamados a ocupar un puesto de combate para que su legado de antiimperialista vertical perviva en la eternidad.

Como el Maestro, tenemos ante nosotros el reto de alertar y de convocar, de proponer argumentos sólidos y ratificar a la unidad como única alternativa frente a quienes pretenden confundirnos; como él, encontraremos en el camino ataques abiertos e invitaciones engañosas al desgano y la deslealtad. Sus ideas firmes y su conducta consecuente son armas para las batallas que nos toca librar hoy.

Mientras la campaña mediática y propagandística desatada contra Cuba es la de sembrar rabia, pensemos lo expresado por Eusebio Leal en una entrevista realizada por Wilmer Rodríguez en los estudios de Habana Radio el 27 de Enero de 2020: “Martí fue un hombre sin odios” o lo que es igual: amor y benevolencia.

¡Qué mejor escenario para ratificarlo que el próximo 14 de marzo en que se cumplen 130 años de fundar Martí el periódico Patria!

Inspirémonos a diario en su prédica aparecida en Patria: “Solo quien sabe de periodismo, y de lo costoso del desinterés, puede estimar de veras la energía, la tenacidad, los sacrificios, la prudencia, la fuerza de carácter que revela la aparición de un diario honrado y libre”.

Opinión
José Ramón Cabañas Rodríguez - La pupila insomne.- En la mayoría de las presentaciones públicas de los políticos estadounidenses la palabra democracia se repite una y otra vez, pero sin ofrec...
Rosa María Voghon Hernández - El País.- Durante la última mitad del siglo XX, la narrativa sobre la medición de la pobreza alcanzó su auge en toda la región latinoamericana....
Leonov en los años noventa, ante la máquina de escribir. Archivo del autor....
Lo último
La Columna
La Revista