Aparte de Cuba y  Nicaragua, no hay país latinoamericano que en los últimos años haya resistido tantas agresiones asestadas por  potencias imperiales como Venezuela.

Atilio Borón.- Cada nuevo año invita a realizar balances de logros y frustraciones, alentar renovadas esperanzas y, en Nuestra América, conmemorar una gesta histórica: el triunfo de la Revolución Cubana.

Paco Azanza Telletxiki  - Baragua.- Cuando el 2 de diciembre de 1956 el Granma desembarcó en Los Cayuelos, a unos dos kilómetros de playa Las Coloradas, la aviación enemiga recibió con fuego a los 82 expedicionarios que zarparon en Tuxpan, matando y apresando a no pocos de ellos y dispersando al resto del débil pero ya naciente Ejército Rebelde. En esas condiciones tan complicadas, mientras la prensa de buena parte del mundo daba por muerto a Fidel y al intento emancipador que él lideraba, los rebeldes que no habían sido asesinados o apresados, fueron reagrupándose poco a poco. Así, aquel martes 18 de diciembre (hoy hace 63 años), el grupo de Fidel hizo contacto con el de Raúl en la finca El Salvador, de Mongo Pérez, ubicada en un lugar de Purial de Vicana, conocido como Cinco Palmas.

Jesús Arboleya Cervera - Progreso Semanal.- De una forma u otra, el término derecha cubanoamericana aflora con frecuencia cuando se habla de la política en el estado de la Florida, de las relaciones de Estados Unidos con Cuba e incluso en muchos de los recientes acontecimientos ocurridos en América Latina. Pocos, sin embargo, tienen una idea clara de lo que abarca su definición.

Ángeles Maestro - Cubainformación.- Dos procesos contrapuestos pero con el mismo origen están sacudiendo la convulsa América Latina, el golpe de Estado en Bolivia y la revuelta masiva de los pueblos contra la versión más salvaje del capitalismo.

Mario Ramos - CENAE - América Latina en Movimiento.- Ecuador vivió en octubre, el más grande estallido social desde el “retorno a la democracia”, año 1979, es decir, en 40 años. Ese estallido social fue detonado por la promulgación del Decreto 883 que liberaba los precios de los combustibles para que se muevan en la “lógica” de mercado internacional, y buscaba implementar otras políticas económicas profundamente neoliberales y anti-nacionales, como reformas laborales que precarizaban el trabajo, entre otros aspectos lesivos a la economía popular. Esa rebelión social tomó forma de un Paro Nacional que fue in crescendo en la Sierra y en sectores de la Amazonía, se transformó en levantamiento indígena y luego se convirtió en una verdadera insurrección nacional, siendo el epicentro la ciudad de Quito, por su carácter de capital de la República.

Lo último
)
La Columna