Ha estado en varios lugares de Europa impartiendo conferencias: Berlín, Barcelona, Bilbao, Ginebra, Avilés… Es Mariela Pinza, de la fundación Un Mundo Mejor Es Posible, de Argentina. Esta Fundación coordina, junto al Gobierno cubano, los programas de la cooperación Sur-Sur de Cuba en su país, Argentina.


En dispositivo movil mantener pulsado el enlace anterior hasta que aparezca el menú con la opción de descargar.

Ver este mismo vídeo en Youtube (calidad HD)

Mariela Pinza nos explica cómo su organización coordina allí la cooperación Sur-Sur de Cuba, a través del programa de alfabetización "Yo sí puedo" y el de cirugías visuales "Operación Milagro", siendo el Centro Oftalmológico "Ernesto Ché Guevara", ubicado en Córdoba, el buque insignia de la Fundación y, en general, de la cooperación cubana.

Desde 2005, gracias a Cuba, han sido realizadas unas 50 mil operaciones gratuitas, principalmente de cataratas, a argentinas y argentinos sin recursos.

Mariela, como activista y militante de izquierda, es sumamente crítica con las políticas neoliberales del gobierno de Mauricio Macri, que -asegura- "ha convertido la salud en una mercancía más".

Hablamos también sobre el soplo de aire fresco que supuso, hace unos meses, que millones de mujeres argentinas se movilizaran en favor del derecho al aborto libre y gratuito. A pesar de que, finalmente, el parlamento dio la espalda a la aprobación de la Ley, este es un movimiento pujante y muy vivo, asegura.

También repasamos la geopolítica de la región, con un reacomodo hacia la ultraderecha en algunos gobiernos, y el papel del neofascista Jair Bolsonaro, que recientemente provocaba la desaparición de la cooperación médica cubana en aquel país.

 

Mariela Pinza, miembro de la fundación Un Mundo Mejor es Posible de Argentina: “Gracias a Cuba, más de 50 000 personas han recuperado la visión en Argentina”

Ver esta entrevista en Cubainformación en papel

Entrevista: José MANZANEDA / Transcripción: Aurora VILAR / Cubainformación.- Mariela Pinza pertenece a la fundación argentina Un Mundo Mejor Es Posible (FUMMEP), entidad que coordina, junto al Gobierno cubano, los programas de cooperación Sur–Sur de Cuba en Argentina.

- ¿Cuál son, en síntesis, estos programas de cooperación?

- Desde el año 2003 el Gobierno cubano viene implementando, junto a nuestra Fundación, dos programas. En un primer momento fue el programa cubano de alfabetización de adultos “Yo Sí Puedo”, que desde 2003 hasta la actualidad ha alfabetizado a más de 30 000 personas a lo largo y ancho de Argentina. Y desde 2005, el programa Operación Milagro, que busca erradicar la ceguera prevenible, principalmente por cataratas, en poblaciones vulnerables.

            Trabajamos ambos programas en diferentes provincias, con sectores de la población que no tienen acceso ni a la educación formal, ni a la atención oftalmológica ni a la atención de los servicios de salud en general. Ambos tienen un arraigo comunitario muy importante, porque se trabaja en estas comunidades a través de la conformación de redes, con organizaciones sociales, políticas o estudiantiles. Esta cooperación Sur–Sur busca fortalecer el campo de lo popular, y garantizar, o al menos contribuir a que se garanticen, derechos básicos como la educación y la salud.

- Derechos básicos que no han sido atendidos por la política neoliberal del gobierno de Mauricio Macri, entiendo…

- El campo de la salud es uno de los más golpeados por estas políticas neoliberales, dentro de lo que marca el Fondo Monetario Internacional (FMI): reorganizar el Estado, reducirlo, y disminuir los derechos que la población tenía adquiridos. En este momento, en Argentina, no tenemos Ministerio de Salud. Fue subordinado al Ministerio de Desarrollo Social, como parte de una política de ajuste y de reorganización del Estado.

            La población encuentra muchos obstáculos para atenderse en los hospitales públicos, a pesar de que es el Estado el que debe garantizar el acceso a la salud.

- El Centro Oftalmológico Ernesto Che Guevara es el buque insignia de la cooperación cubana en Argentina y del trabajo de la FUMMEP. ¿Qué trabajo hacéis?

- El programa Operación Milagro pasó por varias etapas. Comenzó operándose a la población argentina en Cuba, luego en Bolivia, en el contexto de profundización del ALBA (países de la Alianza Bolivariana), y luego ya en la provincia de Córdoba (Argentina). Desde el año 2014 contamos con el Centro Oftalmológico Ernesto Che Guevara, un espacio propio en el barrio de San Martín, en Córdoba.

            Defendemos que la salud es un derecho y no una mercancía que se compre o se venda en el mercado. Toda persona tiene el derecho a acceder a la atención sanitaria. Y trabajamos en red. Y no sólo con las personas que se acercan al centro oftalmológico. Un equipo interdisciplinario de médicos y profesionales de la salud en general construye un espacio de salud que trasciende sus muros: no sólo se atiende a pacientes que vienen por demanda espontánea, sino que se rompe la inercia que se genera dentro de las instituciones y, en coordinación con organizaciones sociales y movimientos estudiantiles, nos desplazamos a lugares donde las personas encuentran muchos obstáculos para ser atendidas

            Las barreras son varias, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) lo plantea. Además de las económicas, están las geográficas. La atención médica se centra mucho en las ciudades, y tenemos distancias enormes que las personas deben transitar para conseguir un turno y poder atenderse. Existe también la barrera de la información: en materia visual hay mucha desinformación, falta de educación visual. Hay personas completamente ciegas sin saber que eso tiene solución, y que con una cirugía se recupera la visión y con ello recupera su vida y su capacidad de desenvolverse sin dicha discapacidad.

            Operación Milagro, desde el principio, tuvo esa lógica y esa práctica médica: la de llegar a los lugares donde las personas no acceden a atención sanitaria. Además, desde 2014 estamos trabajando en formación y capacitación para promotores en salud visual comunitaria. Debe ser un saber que se democratice, sobre todo en las personas que tienen mucho arraigo en sus comunidades. Pero además, la formación y la capacitación dan las herramientas de empoderamiento a grupos que están trabajando en las comunidades. Entendemos que la salud puede ser una herramienta para empoderar al pueblo.

- ¿Puedes darnos algunas cifras sobre personas operadas en estos años?

- Desde que comenzó el programa, con los primeros pacientes que se operaron en Cuba, se han superado ampliamente las 50 000 cirugías. Atendemos dos patologías: cataratas, que afecta sobre todo a personas adultas mayores, y pterigium. También se da una atención general en la refracción (la receta de anteojos).

            Buscamos cooperación para ampliar los servicios en glaucoma o retinopatía diabética, que son patologías que generan ceguera si no son tratadas a tiempo. Es muy importante la prevención desde un trabajo de base.

- Los medios hablan mucho sobre la situación económica complicada de Cuba o Venezuela pero bien poco de la crisis de Argentina. ¿Por qué?

- Desde 2009, con el golpe de estado en Honduras, son golpeados los gobiernos progresistas o revolucionarios. En nuestro país, Argentina, con la llegada de Mauricio Macri hubo una reorganización de la Administración del Estado y de los recursos, para beneficio de lo privado. Eso ha implicado un retroceso en los derechos del pueblo.

            Hay una grave crisis económica: precios inalcanzables, más desempleo, cierre de fábricas y hambre.

            En lo popular debe llevarnos a encontrar el mecanismo de unidad para hacer frente a esta reorganización, que comenzó en 2009 y se profundizó mediante una estrategia electoral.

- ¿Cómo visteis la ruptura del acuerdo de cooperación médica entre Cuba y Brasil, el pasado año?

- Las compañeras y compañeros cooperantes de Cuba están en los lugares donde la población no encuentra respuesta. Lo sucedido en Brasil tiene que ver con la misma política conservadora y de ajuste neoliberal que sufrimos en Argentina, que elimina derechos a la población más vulnerable. Cuba dio una respuesta clarísima al retirar a sus ocho mil cooperantes: hay un límite, no todo es negociable, y Jair Bolsonaro no puede recurrir a la amenaza, al chantaje y al insulto contra la política internacionalista ejemplar de Cuba. Fue un mensaje claro que nos sigue demostrando que Cuba es quien marca el camino. Bolsonaro ha perjudicado a 28 millones de personas de la Amazonía y de las favelas que se quedaron así sin atención médica.

Solidaridad
Canal Caribe.- Como se alertó en la Declaración del MINREX del 29 de agosto de 2019, el gobierno de los EstadosUnidos ha desplegado, desde el año pasado, una intensa e injuriosa campaña contra la ColaboraciónMédica que Cuba ofrece, combinada con la a...
Cubadebate.- Fueron vuelos en circunstancias complejas y en breve tiempo, pero ya los médicos que prestaban servicios en Bolivia están en Cuba. Otra vez una página que une a Cubana de Aviación y a la labor de la medicina de la Isla más allá de sus fr...
teleSUR.- Miles de bolivianos en El Alto quedaron sin su habitual cobertura médica al ser expulsada la misión médica cubana que trabajaba en el país desde el 2005. Esta es una más de las acciones enmarcadas en el golpe de Estado que sufre Bolivia....
Lo último
La Columna
Golpistas con firma
El plan A, un golpe de Estado, y el plan B, el asesinato de Morales. Denuncia contra los golpistas por el intelectual estadounidense Noam Chonsky. Golpe de Estado en Bolivia el 10 de noviembre de 2019....
Cuba en el Gran Teatro de Estrasburgo
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Cuba y los cubanos damos gracias a los euro-parlamentarios que consideran que Cuba no es Colombia, donde son asesinados casi a diario activistas por los derechos humanos; que no es Brasil, donde, adem...
La Revista