Canal Caribe.- El Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel, recibió en la tarde de este martes a su Eminencia el Cardenal Timothy Dolan, Arzobispo de Nueva York, quien realiza una visita a nuestro país por invitación del Presidente cubano y de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.


Presidente cubano recibe al arzobispo de Nueva York, cardenal Timothy Dolan

Cubadebate

El presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, recibió en la tarde de este martes al cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York, quien realiza una visita a nuestro país por invitación del jefe de Estado cubano y de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.

Esta es la primera visita de Su Eminencia a la Isla, donde ha sido acogido con hospitalidad y respeto. Durante su estancia, ha sostenido intercambios con miembros de la Conferencia de Obispos Católicos y ha visitado lugares asociados a la actividad de la Iglesia y otros sitios de interés.

También ha oficiado varias misas, entre ellas, en la Basílica Menor de la Virgen de la Caridad del Cobre en Santiago de Cuba y en la Catedral Metropolitana de La Habana.

Durante el encuentro acompañaron al cardenal Dolan, el obispo auxiliar del condado de Brooklyn, Nueva York, Octavio Cisneros; y el obispo Emilio Aranguren Echeverría, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.

Junto al presidente de la República participaron el canciller Bruno Rodríguez Parilla; y Caridad Diego Bello, jefa de la Oficina de Atención a Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

 

Cardenal Timothy Dolan rindió homenaje a Félix Varela en el Aula Magna de la Universidad de La Habana

Deny Extremera San Martín, Ismael Francisco - Cubadebate

El arzobispo de Nueva York, cardenal Timothy Dolan, junto a autoridades eclesiásticas de su arquidiócesis y representantes de la Iglesia católica cubana, recorrió este martes la Universidad de La Habana y rindió tributo al padre Félix Varela ante la urna que guarda sus restos en el Aula Magna de ese centro de altos estudios, donde habló de la significación del sacerdote, filósofo, maestro y político, y dio declaraciones sobre las relaciones entre los dos países.

Tras rendir tributo a Varela en el Aula Magna, el cardenal dijo a la prensa que le resulta interesante que “puede haber tensión a nivel de Gobiernos, pero los pueblos parecen amarse mutuamente. El pueblo de Estados Unidos siente una admiración enorme por el pueblo de Cuba. Y he percibido en mi corta estancia aquí que el pueblo de Cuba ama al pueblo de Estados Unidos. Así que espero que venza el espíritu de los pueblos hacia la reconciliación”.

Monseñor Dolan apuntó que viajó a Cuba porque “mis hermanos obispos, y estoy feliz de decir que el presidente Miguel Díaz-Canel, me invitaron. Él fue muy cortés y me visitó cuando estuvo en Nueva York, durante su viaje a Naciones Unidas. Me dijo ‘debe venir a Cuba’, y le respondí: ‘Déjeme consultar con mis hermanos obispos’. Ellos se entusiasmaron. Y aquí estoy. Amo estar aquí”.

Durante su recorrido por la UH, que incluyó la escalinata y la escultura de la Alma Mater, el Rectorado y la Plaza Cadenas, el arzobispo neoyorquino se interesó por las características y planes de estudio de la universidad, su papel y proyección social, sus relaciones internacionales y los vínculos con universidades de Estados Unidos, así como sus vías de financiamiento.

Sobre esta última cuestión, al abordar sus impresiones sobre Cuba y agradecer la hospitalidad en la colina universitaria, dijo en tono de broma, dirigiéndose al vicerrector primero, Dionisio Zaldívar Silva, y provocando risas, que “¿sabe? Usted es el primer ‘presidente’ de una universidad que no me pide una donación”.

Varela, Cuba y Nueva York

“Es muy importante para nosotros estar aquí. Fue un gran ejemplo de la unión de la fe y la razón. Siempre hemos dicho que nos enseñó en el pensar”, dijo el arzobispo de Nueva York frente a la urna que guarda los restos del presbítero Félix Varela, y expresó su deseo de que un día se convierta en santo.

Recalcó, además, que “lo queremos mucho en Nueva York”. Recordó que Juan Pablo II dijo que Varela “nos enseñó, no las respuestas, sino cómo hacer las preguntas correctas”.

En un breve intercambio entre los prelados, el canciller de la arquidiócesis de La Habana, Ramón Suárez Polcari, recordó que Varela influyó en Rafael María de Mendive, maestro de José Martí, y que en el propio año en que murió Varela, 1853, nació el Héroe Nacional cubano. “Muere Varela fuera de Cuba, añorando su tierra, ofreciendo su vida por Cuba, porque la amó mucho. Y tuvo muy claros los conceptos, las virtudes, los principios para lograr lo que se esperaba: una Cuba independiente”.

Recordó cómo fueron trasladados sus restos a La Habana y depositados en el Aula Magna de la universidad tras varias décadas en San Agustín de la Florida, donde murió. El epitafio al pie de la urna (en el que se le reconoce como “Sacerdote sin tacha, eximio Filósofo, egregio Educador de la juventud, progenitor y defensor de la Libertad Cubana, quien viviendo honró a la Patria”), “fue obra de quienes veían en él, como dijo Martí, un patriota entero, un santo, el sacerdote santo”.

Actualmente –prosiguió monseñor Polcari–, Varela “es un venerable, porque su obra fue toda analizada, estudiada y aceptada por las comisiones propias que se dedican a ello en la Santa Sede. Nosotros creemos firmemente que llegará a ser beato y santo. Muchos ya creen que es santo, incluso dentro del mundo de nuestra cultura, por lo que él hizo. Es un padre de la cultura cubana, uno de los padres de la patria cubana”.

Al respecto, monseñor Octavio Cisneros, obispo auxiliar de Brooklyn, quien acompaña al cardenal Timothy Dolan en su viaje, afirmó que no es solo en Cuba, “en Nueva York se considera que Félix Varela fue un catedrático, un gran pensador, un científico, pero el pueblo lo aprecia como un buen pastor, un hombre que se quitaba la camisa para darla a otra persona, que iba a visitar hospitales –donde no lo dejaban entrar, pero él hacía esfuerzos para entrar–, que estaba con los enfermos (…) y que hizo una gran labor en esa ciudad con los pobres, los necesitados, los emigrantes.

“En Nueva York lo vemos desde ese punto de vista, principalmente. Él es santo ya; canónicamente, la Iglesia lo dirá, pero en el corazón del pueblo Félix Varela ha sido un santo, porque ser un santo es seguir al Señor, es hacer las obras de caridad, es tener las virtudes que tuvo Varela con el pueblo, y esas virtudes son su santidad. Nosotros, como Iglesia, el santo padre, lo hará canónicamente santo, pero en el corazón de todos nosotros, como lo dijo Martí, aquí yace el santo cubano”.

“Gracias por esta oportunidad”, dijo a continuación el cardenal Dolan.

El arzobispo neoyorquino viajó a la Isla, según informó la arquidiócesis de Nueva York, en “una visita pastoral y espiritual de cinco días” que incluye la celebración de una misa en la Catedral de La Habana. La invitación, precisó el comunicado, partió del presidente Miguel Díaz-Canel y los obispos cubanos.

En el viaje lo acompañan el obispo auxiliar de Brooklyn, Mons. Octavio Cisneros; el director ejecutivo de las Caridades Católicas para la Arquidiócesis, Mons. Kevin Sullivan; la directora del Ministerio Hispano de Nueva York, Wanda Vásquez, así como el padre Leopoldo Pérez, Christopher Ljungquist y Richard Coll, todos de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

Solidaridad
Cuba en Resumen.- Sudamérica dice sí a los médicos cubanos: mensajes desde Venezuela, Brasil y Perú....
Cuba en Resumen.- "Sabemos que nunca vamos a estar en mejores manos que en las de un médico cubano". Tatiana Castro Ortiz, especialista en Neurología Clínica y egresada de la ELAM, dice sí a los médicos cu...
"Intersindical Valenciana se suma a los actos de reconocimiento de la figura del gran poeta nacional cubano recordando su obra y su vida, comprometida con la transformación social, la libertad y la igualdad, especialmente de las personas ...
Lo último
La Columna
La isla de ‘los esclavos’, 5
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Se cuenta que una noche al amparo de un mechón con mucha peste a luz brillante y --‘por si otras moscas llegan’--, dado que los gringos habían log...
La Revista