Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- Resulta incalculable el aporte a Nuestra América de la resistencia proactiva de la Revolución Bolivariana, cuando el pesimismo hizo acto de presencia.


Hace más de un par de años, escribí para colocar en entredicho el supuesto triunfo de la Derecha en el Sur del Río Bravo: “Latinoamérica: ¿Va bien su Izquierda?/ Marca el rumbo la Constituyente en Venezuela. Es muy lamentable la disonancia en Ecuador. Vale el Consenso de Nuestra América” (1). Doce meses después, firmé “Latinoamérica: Perspectiva desde la Izquierda” en una serie de seis trabajos en cuya primera versión signifiqué que Venezuela evidencia verticalidad no solo por salir airosa en contiendas electorales sino además por su sentido autocrítico y resolución revolucionaria (2). A partir de ahora, continúo con lo tratado un tiempo atrás (3, 4).

Para alejar equívocos, dejo constancia de mi concepto operacional: entiendo por Izquierda a la posición política de hombres, mujeres y organizaciones que luchan por conquistar y/o mantener el Poder desde un programa de gobierno cuya médula beneficia a las personas desfavorecidas a través de una faena que se distancia más-menos del dictamen del Capital interno y foráneo, aspecto que condiciona la característica del acompañamiento de amplios segmentos populares —esencialmente, lo contrario de la Derecha.

Con este presupuesto, mi referente inicial para abordar el presente rótulo es otra vez la dinámica que conduce el Palacio de Miraflores.

Así, careció de casualidad que en mi penúltimo post destacara que el proceso revolucionario que dirige el Presidente Constitucional Nicolás Maduro Moros ha “sabido resistir y sacar fuerza para estar de pie y dispuestos a seguir avanzando en la construcción de un modelo social propio” de cara a Donald John Trump que se ha empeñado en utilizar cuantas vías pueda para destruir a Venezuela —obsesión de un imposible que se acrecienta por el respaldo internacional (5).

Tampoco constituyó una eventualidad que en el siguiente post resaltara que António Guterres, Líder de la Organización de Naciones Unidas, aclaró que no estaba en su plan un encuentro con algún representante de Guaidó, el títere; al tiempo que traje a colación que enviados del hombre proa de Washington en Caracas “se apropian de fondos para ayuda humanitaria en Colombia/ Desvío de dineros, malversación de fondos, inflación de cifras, fraude y amenazas para que emisarios del presidente Guaidó se rodeen de lujos”; sin dejar de repudiar que el sujeto de la Casa “Oscura” pretende abandonar el reclamo de Venezuela a Guyana por la región del Esequibo y que el mismo sujeto aparece en fotos junto a integrantes del grupo paramilitar de Colombia, Rastrojos (6).

A esta altura, subrayo un lance que quizás como ninguno evidencia la obra bolivariana y chavista muy a pesar del sinfín de pesares: el Vicepresidente sectorial de Planificación del Gobierno venezolano, Ricardo Menéndez, informó que se logró “bajar el índice de la pobreza extrema a 4,4 %, y el año pasado (2018) logramos una reducción mayor por necesidades básicas e insatisfechas” —indicador que se ubicaba cerca de los 12 puntos antes de la llegada a la presidencia del Comandante Hugo Chávez en 1998; además de puntualizar que el Coeficiente de Gini, índice que mide el nivel de desigualdad en los países, se ubica actualmente en 0,38 mientras que antes de la Revolución este marcaba en 0,49 y que “La meta es reducir el valor a 0,26 para el año 2025” (7).

Agrego tres pasajes a mi razonamiento: uno, ni por asomo considero un dato secundario el ingreso de Venezuela al Consejo de Derechos Humanos de la ONU “pese a la conspiración, a la campaña brutal del gobierno de Estados Unidos de Norteamérica” (8); otro, resalto la implementación de los acuerdos logrados en la Mesa de Diálogo Nacional integrada por el Gobierno y sectores de la oposición venezolana —por ejemplo, nombrar un nuevo Consejo Nacional Electoral (9); y tercero, destaco la reciente realización del I Congreso de los Pueblos Originarios con más de 500 delegados indígenas de 20 países quienes defendieron los derechos de sus pueblos y la necesidad de preservar su cultura como una alternativa ante los gobiernos neoliberales. (10).

Pondero, pues, que el Canciller Jorge Arreaza haya expresado: “Una humilde sugerencia para quienes se ven sometidos a la inquisición mediática utilizando a Venezuela como tema distractor: no cedan al chantaje, cíñanse al respeto al Derecho Internacional, traten de informarse mejor sobre la realidad de nuestra democracia de nuevo tipo y no caigan en la trampa de la dictadura comunicacional, que a su vez responde y sustenta en la feroz dictadura mundial del capital” (11).

En consecuencia, certifico que la existencia de la Venezuela forjada por el Comandante Chávez y liderada por el Presidente Maduro en un contexto regional y nacional adverso fundamentalmente por obra y gracia del Águila Imperial —al paso que su quehacer constituye un mérito extraordinario— deviene ejemplo similar al de la Revolución Cubana en la encrucijada de fin del siglo XX-principios del XXI o sea, demostración de que un pueblo es invencible cuando está unido, bien conducido y dispuesto a resistir y continuar la lucha “Hasta la Victoria Siempre”.

Por demás, alerto que estos párrafos y los que escribiré en esta serie son un fruto del Proyecto que conduzco desde la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz titulado “Tendencia de la Izquierda en Latinoamérica y el Caribe en contraposición de la Derecha de la región y la Administración de EEUU entre Marzo de 2017-Diciembre de 2020. Su impacto en Cuba”, inscripto en el “Programa Nacional de Investigaciones Científicas sobre Relaciones Internacionales” con la rectoría del Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI) de La Habana, Cuba (12).

Concluyo: en la misma medida que resultó/resulta incalculable el aporte a Nuestra América de la resistencia proactiva de la Revolución Bolivariana cuando el pesimismo condujo/intenta conducir a determinados analistas y políticos a apostar por su fracaso ante el empuje Made in USA respaldado por la oligarquía subcontinental que victimiza a algunos sectores sociales, también resulta/resultará más tangible que en Latinoamérica la Buenaventura le asista/le asistirá a su Izquierda —a juzgar por el ejemplo abordado y otros por tratar. ¡Amén!

Referencias:

1.- http://kaosenlared.net/latinoamerica-va-bien-izquierda/.

2.- https://kaosenlared.net/latinoamerica-perspectiva-desde-la-izquierda-1/.

3.- http://www.cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/82075-apuesto-a-la-izquierda-al-socialismo.

4.- http://www.cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/82448-apuesto-a-la-izquierda-al-socialismo-2.

5.- https://cubainformacion.tv/la-columna/20190806/82484/82484-trump-vs-venezuela-la-obsesion-de-un-imposible.

6.- https://cubainformacion.tv/la-columna/20190920/82967/82967-onu-ante-venezuela-merece-un-saludo.

7.- http://www.eleconomista.cubaweb.cu/2019/nro630/venezuela.html.

8.- http://spanish.xinhuanet.com/2019-10/18/c_138481345.htm.

9.- http://www.cubadebate.cu/noticias/2019/10/31/nicolas-maduro-comienza-implementacion-de-los-acuerdos-del-dialogo-con-oposicion-venezolana/#.XbrD9TJxm1s.

10.- https://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=316957&SEO=concluye-en-venezuela-i-congreso-de-los-pueblos-originarios.

11.- http://www.cubadebate.cu/especiales/2019/08/10/la-extrana-dictadura-venezolana/.

12.- http://www.cipi.cu/cartera-de-proyectos.

La Columna
Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- El golpe de Estado a Evo Morales confirma que una Revolución vale cuanto sea capaz de defenderse, incluyendo seducir a sectores populares vs. ......
Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- El resultado de las recientes presidenciales en Argentina, deviene accionar gubernamental para su pueblo y Nuestra América vs. EEUU y compinches...
Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- Resulta incalculable el aporte a Nuestra América de la resistencia proactiva de la Revolución Bolivariana, cuando el pesimismo hizo acto de presencia....
Lo último
La Columna
La Revista